ALEGRE JUVENTUD

Atrás quedan los ecos de aquellos malones de juventud en los años 50 en los finales y
en la década del 60, que manera de ser felices, en los malones nos servíamos un claire,
o a lo mejor una cuba libre, que era ron con coca cola, alguien llegaba con un tarro
de macedonia, un tarrito de anchoas, para los canapés, pan de molde, claro nuestros
intereses eran otros, en esos años no existía un afán tan grande por el consumismo
de artículos novedosos, como el último celular, un novedoso notebook, con suerte
teníamos acceso al cine, a una revista, Condorito, El Peneca, Patoruzo, Pato Donald
y otras a comprar algún disco de nuestro artistas favoritos, nuestros sueños, nuestros
anhelos, eran más simples, tal vez conocer a una buena niña en el caso de los jóvenes o
un respetuoso varón en el caso de las chiquillas.

En el recuerdo nos quedan aquellas bicicletas, fieles compañeras de nuestro andar por
la vida, una pelota de aquellas con blady y costura, con cordones de cuero, para jugar la
pichanga en el barrio, con arcos improvisados por un chaleco o piedras, todo había que
hacerlo a puro ñeque, hoy todo viene hecho.

En el cine veíamos a Espartacos, Los diez mandamientos, eran de aquellas películas que
marcaron la historia, luego aparecerían las películas de Alfred Hitchcock, hasta llegar
a La Dolce Vita, Doctor Zhivago, Los Girasoles de Rusia, películas que nos dejaban
enormes piezas musicales y canciones que resultan inolvidables hasta estos días.

Somos de una generación que se empapó de música y de la buena, claro, seguíamos
las influencias foráneas, entonces nos deleitábamos con las canciones de Elvis Presley,
ídolo absoluto hasta la aparición de The Beatles, allí cambió el panorama y el Rey
tuvo que ceder y aceptar la llegada de estos monstruos de la música llenos de talento,
precedidos de un bagaje de experiencias musicales en nigh clubs en Liverpool y
Hamburgo, base incuestionable para quienes querían llegar a ser los más grandes y es
como si una hada los hubiera escogido uno a uno para conformar este selecto cuarteto
que ha pasado a la historia como lo más grande que nos ha dado la música.

 

Por Grabriel Sepúlveda